¡Sí a las Dos Vidas!

Pensemos por un momento: ¿Por qué el aborto no se impone en el mundo musulmán? ¿Por qué esta propuesta llega a Occidente?

El nivel de una sociedad se mide por su nivel de protección a los más débiles. Frente a la situación de un proyecto de despenalización del aborto en la República Argentina, no podemos permanecer indiferentes. Pronto llegarán las Elecciones, y debemos votar con memoria. Nuestro país está sufriendo una grieta; es una situación de vida o muerte. Por esta razón, la iglesia debe ser militante y ocupar su lugar, porque “el lugar que queda vacío, siempre es ocupado”, es una ley física. La Biblia dice que “…si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, produce mucho fruto” (Juan 12:24 NBLH)…¿Seremos los mártires modernos?

 

¿QUÉ ES UNA IDEOLOGÍA?

Una ideología de carácter totalitario es un pensamiento sociopolítico completo, que opera como un sistema cerrado de creencias, y cuyo fin principal es conseguir la uniformidad de una doctrina única que establezca pautas de comportamiento universales.

Por lo tanto, la Ideología de Género es una ideología de sesgo totalitario, que defiende que las diferencias entre el hombre y la mujer, a pesar de las obviedades biológicas, no corresponden a una naturaleza fija, sino que son construcciones culturales y convencionales, que responden a roles y estereotipos creados por la sociedad a lo largo de la historia.

¿Cuáles son los objetivos de la ideología de género?

• Liberar al ser humano de las limitaciones biológicas.
• Conseguir la desaparición de la familia natural y su sistema opresor.
• Abolir la cultura judeocristiana, su ética y sus valores obsoletos.
• Imponer la sociedad igualitaria en el nuevo orden mundial.

La idea fundamental de este movimiento surge de grandes capitalistas. La población global crece más rápido que los recursos naturales. Por ende, se necesita un recorte en la población. Según la ideología de género, “el sexo es algo que uno elige.” Desde el punto de vista médico esta expresión no existe, no se puede validar. Por eso se recurre a una ideología. Estos planteamientos surgen en un contexto conocido como “Modernidad Líquida.”

 

“La sociedad moderna líquida es aquella en que las condiciones de actuación de los miembros cambian antes de que las formas de actuar se consoliden en hábitos y rutinas determinadas. La liquidez de la vida y la de la sociedad se alimentan y se refuerzan mutuamente. La vida líquida, como la sociedad líquida, no puede mantener su
forma ni su rumbo durante mucho tiempo.”

 

La modernidad líquida es la realidad social de la que se nutre el manifiesto político de la agenda LGBT (Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales). Con todo ello se pretende establecer la sociedad del hedonismo, pues se considera que el ser humano puede alcanzar la felicidad en la realización de sus propios deseos, incluidos los sexuales, sin límite moral, legal o incluso corporal alguno, utilizando para ello cualquier medio posible, incluidos el control de la natalidad, el aborto y, por supuesto, la supresión de la diferenciación sexual.

 

 

ABORTO

Dentro de la ideología de género, el aborto es tan sólo un pequeño punto de una agenda que busca una nueva forma de totalitarismo y que proviene de los partidos de izquierda del primer mundo. Esta “guerra de los sexos” está planteada con la misma lógica de la “lucha de clases”. El feminismo de género es el origen de la ideología de género.

“No se nace mujer, llega una a serlo.” – Simone de Beauvoir

Con tal afirmación se deja de lado la naturaleza para entronar a la cultura. Pero aceptar esta postura significaría negar la sexualidad humana desde el punto de vista biológico. XY y XX son marcadores genéticos saludables, no los marcadores genéticos de un trastorno. La norma del diseño humano es ser concebido como hombre o como mujer. La sexualidad humana es binaria por definición, y su finalidad obvia es el crecimiento de nuestra especie. Este principio es evidente por sí mismo. Los extraordinariamente raros trastornos del desarrollo sexual, entre ellos la feminización testicular [o síndrome de insensibilidad de los andrógenos, n.n.] y la hiperplasia suprarrenal congénita, son desviaciones de la norma sexual binaria, todas ellas médicamente identificables y directamente admitidas como trastornos del diseño humano. Los individuos con trastornos del desarrollo sexual no constituyen un tercer sexo.

“Lo personal es político” – Kate Millett

Este pensamiento resulta ser un símbolo del totalitarismo moderno. Significa que el Estado forma parte de las relaciones personales y que en una relación padre-hijo, por ejemplo, puede adoptar una posición intervencionista. Esto atenta contra toda libertad que podamos tener como individuos. Más aún, atenta contra nuestra libertad de pensamiento. Las doctrinas impositivas de los colectivos LGBT se centran principalmente en contradecir las creencias cristianas, y particularmente a la institución de la familia natural. La imposición de leyes de adoctrinamiento en las escuelas, la pérdida de potestad de los padres sobre sus propios hijos, la merma de los derechos fundamentales de expresión, y la profesión cristiana en favor de la vida y la familia, nos colocan en el punto de mira de la moderna inquisición LGBT.

“La mujer no existe” – Monique Witting

El hecho de que una persona crea ser algo que realmente no es, constituye, en el mejor de los casos, un síntoma de confusión. Cuando un niño se cree niña, o una niña se cree niño, existe un problema psicológico objetivo –en la mente, no en el cuerpo–, y debe ser tratado como tal.

Como vemos, la ideología de género atenta contra nuestra libertad en todos los aspectos. Detrás de cada argumento igualitario, hay una prohibición. La raíz de este movimiento es la legitimación de todo aquello que dichos colectivos consideren apropiado. Por eso, frente a esta tiranía de caprichos individuales, es necesario informarse, formarse y actuar.

Fuente: Ideología de género, origen y desarrollo. Argumentos científicos y teológicos en contra de la ideología de género. La ideología de Género en la educación.

¡Hasta lo último de la Tierra!