La Tierra Clama

Si tuviéramos un regalo que todo el mundo desea recibir, ¿lo entregaríamos? Y más aún, si se tratara de algo que transforma vidas para siempre, ¿con qué rapidez actuaríamos?

Tenemos la mejor noticia para un mundo sumido en la desesperanza. Sabemos que Dios existe, que envió a Su Hijo en rescate de la humanidad. Murió por nuestros pecados. Es la prueba más grande de amor que trasciende todo sacrificio humano.

Jesús sabía que su tiempo era limitado y que Su misión debía alcanzar a toda la humanidad de todos los tiempos, por eso discipuló a un grupo de personas, para que el Evangelio se expandiera a lo largo y ancho de toda la tierra. Jesús dijo:

 

“Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todos los grupos étnicos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado. Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos.” Mateo 28:19-20 (NTV)

 

Muchas veces tomamos este versículo como una opción y no como una ordenanza. Nuestro Padre es claro, nos dice «vayan». ¿Para qué? Para hacer discípulos en toda la tierra.

En Cita con la Vida, aquella estrategia de Jesús se traduce en lo que denominamos “Escalera al Éxito” (Ganar, Consolidar, Discipular y Enviar), tarea que se canaliza a través de los “Grupos de Crecimiento.” Cada persona está invitada a formar parte de un grupo donde adquirirá los principios necesarios para crecer en su relación con Dios, a través de la Biblia y la oración. De esta manera comienza el “Discipulado”, un proceso de transferencia de vida que forma en nosotros la identidad de Cristo. Mientras somo instruidos, nuestras vidas también afectan a otras personas, y nace el deseo de servir al Señor y de colaborar en la extensión de Su Reino. Por eso es fundamental que aprendamos a escuchar la voz del Espíritu Santo.

Debemos entender que, si nuestros pasos son guiados por Dios, “todo ayuda para bien a los que conforme a Su propósito son llamados…”. Y de acuerdo con ese propósito, nuestras vidas cobran un sentido totalmente distinto: las Buenas Noticias que llegaron hasta nosotros alcanzarán, a través de nosotros, Hasta lo Último de la Tierra.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¡Hasta lo último de la Tierra!