La naturaleza del Reino – Pr. Sergio Belart

Podemos definir “sueño” como un anhelo, un proyecto. Un sueño puede ser ir al campo misionero. Pero, para que los sueños se cumplan, hay que ponerles tren de aterrizaje; de lo contrario, nunca se concretarán. Tomemos el ejemplo de Josué: Dios lo envió a tomar posesión de una tierra. Ésta era una meta a largo plazo. Algunas cualidades que debemos tener en cuenta para la concreción de los sueños que Dios ha puesto en nuestro corazón, son:

1- Intimidad con Dios

“Nunca podrás dar lo que no tienes”

A veces podemos fingir que somos de determinada manera frente a la gente que nos ve, pero esta máscara es limitada. La intimidad con Dios es vital para alcanzar la asignación que Dios nos ha dado. Nuestra intimidad con el Padre es esencial para ser efectivos en el mundo espiritual. Esta intimidad nos da una perspectiva de quiénes somos y de quién es Dios.

“Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que le daría a ellos.” Josué 1:6

Hay mucha gente buena en el campo misionero, que no tiene sana su autoestima. Si vemos a Josué, observamos que su currículum vitae era “siervo de Moisés”. Es decir, él sabía quién era, había soportado procesos.

2- Fe en Dios

“Mucho más importante que nuestros sueños, es en quién nos convertimos en el camino”

La fe en Dios cuidará de nosotros. Debemos tener fe para esperar lo mejor de Dios. La voluntad de Dios nunca te llevará donde Su gracia no pueda sostenerte. Quien desee salir al campo, debe desarrollar un carácter de lucha. Por eso, debemos celebrar los procesos de Dios. Los momentos de presión nos forman. El carácter se muestra cuando enfrentamos la decepción. A falta de este principio, existen muchos misioneros frustrados en el campo. Es imposible ir a nuestra tierra de conquista con un espíritu amargado.

“Nuestra casa está en un tiempo profético. Camina en pos de tu propósito, y cuida tu corazón en el proceso.”

3- Carácter

“Los procesos nos educan dándonos perspectivas nuevas, y también nos re-educan porque hay cosas que hemos aprendido mal”

El carácter es fundamental para sostener presiones. Tener carácter implica mantener un compromiso a través del tiempo. Si no podemos sostener el trato injusto de alguna persona en la iglesia, será imposible sostenerlo afuera. Por eso, es imprescindible tener un corazón enseñable.

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Juan 17: 33

Dios nos dice en Su palabra que seremos prosperados y que todo nos saldrá bien. Eso no significa ausencia de problemas. Estamos viviendo un tiempo profético en nuestra casa, que nos llevará a afectar las naciones. Debemos sanar nuestras heridas, sabiendo que la autoridad del Cristo resucitado emana de las heridas que han sido curadas.

En resumen: comprender la naturaleza del Reino implica tener Intimidad con Dios, ejercitar la Fe, y desarrollar Carácter.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¡Hasta lo último de la Tierra!